BARCELONA

BARCELONA
Barcelona es bona si la bossa sona, tan si sona com si no Barcelona es bona

sábado, 2 de julio de 2011

CUENTOS

EL DIABLO EN LA BOTELLA (THE BOTTLE IMP) ES UN CUENTO DEL ESCOCES ROBERT LOUIS STEVESON,PUBLICADO POR PRIMERA VEZ  EN 1893.
Keawe es un hawáiano que siente la necesidad de conocer otras tierras, por lo que se dirige a San Francisco (estados Unidos) . Allí descubre una preciosa casa cuyo dueño parece algo triste. Al entablar conversación con él y preguntarle el motivo de su tristeza, el viejo le enseña una botella de vidrio blanco en cuyo interior están todos los colores del arco iris. Asombrado por su belleza, el viejo le cuenta que en esa botella habita un demonio capaz de conceder cualquier deseo, excepto uno: alargar la vida a una persona. Para eso , el dueño de la botella debe cumplir una serie de requisitos: debe vender la botella a otra persona antes de morir o irá al infierno, el precio de venta deberá ser menor al que se obtuvo y el nuevo dueño debe ser consciente de la situación.

Keawe compra la botella y desea ser el dueño de una gran mansión en Hawáii. El deseo se cumple : su tío y su primo fallecen en un accidente y él hereda una gran fortuna, con la cual puede construirse su nueva casa. Tras haber visto cumplir su sueño, el protagonista vende la botella a un amigo y vive feliz en la que él llama . Se casa con una bella mujer y resulta que Keawe enferma de lepra y por eso debería renunciar, no sólo a su mujer, si no a la casa para ir a vivir a una colonia de leprosos.
Para evitar tal pesadilla, el hawaiano busca la botella de nuevo y descubre que ahora solo cuesta dos centavos: si la compra es posible que se convierta en el último dueño y, por tanto, vaya al infierno.
Asumiendo esto, decide comprarla, puesto que con una mujer así vale la pena ir al infierno.

La mujer, al darse cuenta de la situación de su marido, propone una solución:viajar a Tahiti, donde cuatro céntimos son poco menos que un centavo, y vender allí la botella. Pero a su llegada, descubren que los supersticiosos habitantes del lugar rehúsan comprar tal cosa. Llegados a este punto, ella decide sacrificarse y convencer a un anciano para que la compre por cuatro céntimos y ella en secreto, se la comprará por tres. Cuando Keawe descubre esto decide comprar la botella otra vez y salvar a su mujer.
Keawe le pide a un marino con el que estaba bebiendo , que acepte a comprarle la botella a su mujer para liberarla del demonio y él se la comprara de vuelta. El marino compra la botella, pero rehusa a venderla de nuevo, sabiendo que iría al infierno, pero como ya esperaba de ir al infierno de todas maneras por todo lo que había pasado en su vida y la botella le concede su deseo de mas licor, prefiere quedarsela. Liberados de toda maldición, el matrimonio regresa a la Casa luminosa  y allí vive feliz para siempre.


3 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Bona nit Pakiba;
Ja m´he llegit el conte.
Son les 23,35 h.
Estic miran la TV. pero temo que amb quedaré dormida.
Es per aixó que de tan en tan m´aixeo a veurer les entrades y a fer comentaris.
Et desitjo un feliç cap de setmana i dolços sons.
Una abraçada, Montserrat

Princesa115 dijo...

Hola Pakiba
No conocía este cuento pero me encantó, es muy tierno.
Gracias por compartirlo

Un beso muy grande

Doña Bostezos dijo...

YO TAMPOCO CONOCÍA ESTE CUENTO PERO LA VERDAD ES QUE TANTO LA AMBICION COMO EL AMORNOS HACEN HACER COSAS INCREIBLES..
AL MENOS TIENE UN FINAL FELLIZ DENTRO DE LO QUE CABBE...BSS